Si estuvieran planeando el futuro por un año, planten una semilla; para diez años, planten un árbol, mas si planearan para cien años, eduquen a los niños.”  Confucio.

Por fin miramos al futuro con optimismo y con tranquilidad, en lo que al aspecto económico de ASDE Scouts de España se refiere. Tras más de 15 años condicionados por un déficit que nunca se superaba y que comprometía la viabilidad de la organización, el trabajo realizado en esta materia durante los últimos años nos permite empezar esta etapa en una situación económica libre de deuda y déficit y con una arraigada cultura de austeridad.

Aun así no debemos engañarnos, ASDE Scouts de España sigue teniendo retos inaplazables, necesarios para estabilizarse en el camino de la sostenibilidad y la responsabilidad. Ahora estamos en condiciones de asumir estos retos y superarlos juntos, con el objetivo de dejar esta Federación mejor de cómo la hemos encontrado.

Estos retos se podrían definir en los siguientes 3 puntos:

  1. Recursos propios: hasta este momento, tenemos una cuota que a duras penas nos permite cubrir con nuestros recursos propios la estructura y actividad básica de la organización. Esto supone una gran limitación a la hora de emprender nuevos caminos o de alcanzar con éxito metas más altas. Además genera una sensación entre los grupos de que ASDE Scouts de España aporta poco valor, ya que lo que se abona en concepto de cuota sirve para cubrir servicios mínimos y estructura, que tienen un impacto indirecto en la vida del grupo en muchos casos.
  2. Incertidumbre en cuanto a las subvenciones: en este momento ASDE Scouts de España sigue teniendo una dependencia importante de las subvenciones públicas para llevar a cabo sus planes estratégicos. En la situación económica en la que se encuentra España, y vistas las últimas decisiones referentes a las subvenciones es muy difícil predecir qué ocurrirá en el futuro, por lo que debemos estar preparados para resistir en cualquier escenario sin reducir la calidad organizativa de ASDE Scouts de España.
  3. Nuevas fuentes de financiación: dada la situación mencionada en los puntos anteriores, es momento de que busquemos nuevas fuentes de financiación que nos permitan reducir la dependencia de las subvenciones reduciendo en la medida de lo posible el impacto que esto tendría en las cuotas.

Por lo tanto, los objetivos del área financiera en este trienio se pueden concretar en los siguientes:

  • Adaptar los recursos propios a las necesidades mínimas marcadas por la Conferencia Scout, a las nuevas necesidades especificadas en la misma y a la propuesta estratégica del nuevo Plan Trianual.
  • Mejorar los tiempos de la gestión económica para contar con una información más precisa a cada momento.
  • Optimizar el impacto de conseguido con la inversión de los recursos de la organización, tanto los propios como los obtenidos a través de subvenciones.
  • Lanzar el programa de Socios Colaboradores de ASDE Scouts de España para ampliar las fuentes de financiación y la estabilidad.
  • Facilitar a los grupos el acceso a financiación europea para sus proyectos